Testimonio de D.E. del 12 de mayo de 2017 – La hora undécima

Testimonio de D.E. del 12 de mayo de 2017 – La hora undécima

La hora undécima (Mateo 20:6-9)
El juicio comienza por la casa de Dios (1 Pedro 4:17)
Ezequiel 9

“Durante su agonía sobre la cruz, llegó a Jesús un rayo de consuelo… En Jesús, magullado, escarnecido y colgado de la cruz, vio al Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. La esperanza se mezcló con la angustia en su voz, mientras que su alma desamparada se aferraba de un Salvador moribundo. “Señor, acuérdate de mí—exclamó—, cuando vinieres en tu reino”. Lucas 23:42 (VM). Prestamente llegó la respuesta… De cierto te digo hoy: estarás conmigo en el Paraíso.—El Deseado de Todas las Gentes, 697, 698. MSV 330.5
Esa fe puede estar representada por los labradores que fueron a trabajar a la hora undécima, y que recibieron igual paga que los que habían trabajado durante muchas horas. El ladrón pidió con fe, en actitud penitente, con contrición. Pidió con fervor, como si comprendiera plenamente que Jesús podía salvarlo si quería.—Comentario Bíblico Adventista 5:1099. MSV 330.6” MARANATA: EL SEÑOR VIENE, PÁGINA 318

En el zarandeo, algunos fueron dejados al lado del camino. Los descuidados e indiferentes que no se unieron con quienes apreciaban la victoria y la salvación lo bastante para perseverar en anhelarlas orando angustiosamente por ellas, no las obtuvieron, y quedaron rezagados en las tinieblas, y sus sitios fueron ocupados en seguida por otros, que se unían a las filas de quienes habían aceptado la verdad.—Primeros Escritos, 271 (1858). EUD92 186.1
Las filas raleadas serán llenadas por aquellos a quienes Cristo representó como viniendo a la undécima hora. Hay muchos con quienes el Espíritu de Dios está contendiendo. El tiempo de los juicios destructores de Dios es el tiempo de la misericordia para aquellos que [hasta el momento] no han tenido oportunidad de aprender qué es la verdad. El Señor los mira con ternura. Su corazón misericordioso se conmueve, su mano todavía se extiende para salvar, mientras la puerta se cierra para aquellos que no quisieron entrar. Será admitido un gran número de los que en los últimos días oirán la verdad por primera vez.—Carta 103, 1903. EUD92 186.2
Estandarte tras estandarte quedaba arrastrando en el polvo, mientras que una compañía tras otra del ejército del Señor se unía al enemigo, y tribu tras tribu de las filas del enemigo se unía con el pueblo de Dios observador de los mandamientos.—Joyas de los Testimonios 3:224 (1904). EUD92 186.3

“En la hora undécima habrá miles que encontrarán y reconocerán la verdad […]. Estas conversiones a la verdad se realizarán con una rapidez que sorprenderá a la iglesia, y únicamente el nombre de Dios será glorificado.—Mensajes Selectos 2:16 (1890).
Habrá miles convertidos a la verdad en un día, los cuales, en la undécima hora, verán y reconocerán la verdad y los movimientos del Espíritu de Dios.—The Ellen G. White 1888 Materials, 755 (1890).
Viene el tiempo cuando habrá tantas personas convertidas en un día como las hubo en el día de Pentecostés, después que los discípulos recibieron el Espíritu Santo.—El Evangelismo, 502 (1905).” EUD p. 215-216

Apocalipsis 3:11 Reina-Valera Antigua (RVA)
11 He aquí, yo vengo presto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona.