Himnos revelados

  • 307. Del Padre los bienes

1.
Del Padre los bienes no tienen igual;
de piedras preciosas enorme caudal;
diamantes y oro, fortuna sin par,
riquezas que nadie podrá computar.
Coro
Soy un hijo del Rey, soy hijo del Rey;
por Cristo el Maestro soy un hijo del
Rey.
2.
El Hijo divino, del mundo sostén,
sufrió en la tierra, del hombre el desdén;
extraña le era la tumba crüel; fue pobre y
humilde, fue manso y fiel.
3.
Y yo tan indigno, tan vil pecador,
¿loaré al que sufriera por mí tal dolor?
¡Qué herencia la mía!: la nueva Sion,
la vida eternal y una alegre canción.

Cantado

Instrumental

  • 323. En Jesucristo, mártir de paz

1
En Jesucristo, mártir de paz
en horas negras y de tempestad,
hallan la almas dulce solas,
grato consuelo, felicidad.
Coro
Gloria cantemos al redentor,
que por nosotros quiso morir;
y que la gracia del Salvador
siempre dirija nuestro vivir.
2
En nuestras luchas, en el dolor,
en tristes horas de gran tentación,
calma le infunde, santo vigor,
nuevos alientos al corazón.
3
Cuando en la lucha falte la fe
y esté el alma por desfallecer,
Cristo nos dice: “siempre os daré
gracia divina, santo poder”.

Cantado

Instrumental

  • 400. Ando con Cristo

1.
Ando con Cristo, somos amigos,
y mantenemos fiel comunión;
ya de su lado nunca me aparto;
¡cuánto me alienta su comprensión!
Coro
Ando con Cristo, somos amigos,
todas mis cuitas las llevó a él.
Ando con Cristo, marcho a su lado,
oigo la suave voz de Emmanuel.
2.
Los oropeles vanos del mundo
abandonélos sin vacilar.
Siendo su amor tan caro y profundo,
llena de encanto nuestra amistad.
3.
Hasta las pruebas que en mi camino
quieren quitarme todo valor,
sólo son ayos que me conducen
a la presencia del Salvador.

Cantado

Instrumental

  • 404. Prefiero mi Cristo

1.
Prefiero mi Cristo al vano oropel;
prefiero su gracia a riquezas sin fin.
A casas y tierras prefiérole a él;
será de mi alma fuerte paladín.
Coro
Antes que ser rey de cualquier nación
y en pecado gobernar, prefiero a mi
Cristo, sublime don cual el mundo no
ha de dar.
2.
No quiero el aplauso del mundo falaz;
prefiero en las filas de Cristo servir.
La fama del mundo es liviana y fugaz;
prefiero por siempre a Jesús seguir.
3.
Más bello que el lirio en su níveo blancor,
mi Cristo es más dulce aun que la miel.
Su paz a mi alma dará el Señor;
yo quiero que Cristo me conserve fiel.

Cantado

Instrumental

Himnos de recibir, y despedir el sábado


  • 475. Señor, reposamos

1.
Señor, reposamos en tu santo día,
cumpliendo el mandato legado por ti.
Reposo buscamos, Dios nuestro, en tu seno;
que así ordenaste en el Sinaí,
que así ordenaste en el Sinaí.
2.
Tus hijos se acercan, oh Dios, a tu trono
en santa, ferviente, sincera oración,
pidiéndote escuches su humilde plegaria,
y gocen por siempre de tu protección,
y gocen por siempre de tu protección.
3.
Alienta a tus hijos, que obtengan victoria,
Que puedan fielmente tus leyes cumplir;
y cuando vinieres, Señor, en tu gloria, que
puedan por siempre contigo vivir, que
puedan por siempre contigo vivir.

Cantado

Instrumental

  • 472. Día santo del Señor

1.
Día santo del Señor,
¡oh cuán pronto en pasar!
Sólo vino poco ha;
ya lo vemos terminar.
Y volando al cielo va,
fiel testigo allí será;
y volando al cielo va,
fiel testigo allí será.
2.
¿Qué informe llevará
al celeste tribunal?
¿De maldades hablará?,
¿de cuidado mundanal?
¿O de santa adoración,
con Jesús en comunión?
¿O de santa adoración,
con Jesús en comunión?
3.
¡Oh, perdónanos, Señor,
el mal uso de tu don!
Los preceptos de tu ley
graba en nuestro corazón.
Es tu sábado, Señor,
sello santo de tu amor;
es tu sábado, Señor,
sello santo de tu amor.

Cantado

Instrumental

  • 446. De heladas cordilleras

1.
De heladas cordilleras,
de playas de coral,
de etiópicas riberas,
del mar meridional,
nos llaman afligidas,
a darles libertad,
naciones sumergidas
en densa oscuridad.
2.
Nosotros, alumbrados
de celestial saber,
¿a tantos desgraciados
veremos perecer?
A todos, pues, llevemos
gratuita salvación;
el Nombre proclamemos
que trae la redención.
3.
Llevada por los vientos
la historia de la cruz,
despierte sentimientos
de amor al buen Jesús;
prepare corazones,
enseñe su verdad
en todas las naciones,
según su voluntad.

Cantado

Instrumental

  • 408. Más cerca, oh Dios, de ti

1.
Más cerca, oh Dios, de ti quiero morar;
aunque sobre una cruz me hayan de alzar.
Entonaré allí este himno con fervor;
Más cerca, oh Dios, de ti, más cerca, sí.
2.
Si cual viajero voy con ansiedad, medroso
al ver cerrar la oscuridad,
aun en mí soñar me harás sentir que estoy
más cerca, oh Dios, de ti, más cerca, sí.
3.
Después, al despertar, a ti por fe
de mi aflicción altar elevaré.
Y cuanto sufro aquí me hará sentir que estoy
más cerca, oh Dios, de ti, más cerca, s.
4.
Camino encuentro aquí que al cielo va,
pues sé que allí tu amor me sostendrá.
Cercano sentíré el ángel del Señor.
Más cerca, oh Dios, de ti, más cerca, sí.
5.
Y cuando a tu mansión me llevarás,
y estrellas, luna y sol yo deje atrás,
gozoso entonaré canción eterna allí; Más
cerca, oh Dios, de ti, más cerca, sí.

Cantado

Instrumental